Los accidentes laborales más comunes y lo que debemos aprender de ellos

Es un hecho: los accidentes laborales continúan sucediéndose incluso aún cuando los especialistas de seguridad no han parado de estar presentes, revisando métricas cuidadosamente y más formalmente, cerciorándose de cuidar de todos los detalles para dejar nuestro ambiente laboral más seguro. Sin embargo, el enfoque tradicional puede de hecho desviar la atención de los patrones de riesgos verdaderos cuando se trata de prevenir accidentes laborales. Un análisis más fresco de los accidentes en el trabajo nos hace comprender que hay que cambiar en esta área.

Situaciones en las que más suceden los accidentes laborales

En el primer capítulo de nuestra serie Rompiendo Paradigmas nos centramos en la necesidad de saber distinguir entre Peligro y Energía Peligrosa. Como bien podrán recordar, la energía peligrosa está siempre presente en nuestro entorno y no se puede eliminar como tal. La energía cinética, por ejemplo, es un factor muy factor influyente que debería ser analizado mejor: esto trata no sólo de las máquinas y vehículos en movimiento sino de las personas también.

Tomando como ejemplo datos (pág. 8) del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de España, notará que las siguientes categorías representan las circunstancias en la que suceden la mayoría de los accidentes laborales:

  1. Colisión contra objeto estático
  2. Choque contra objeto en movimiento, colisión
  3. Contacto con objeto cortante o punzante
  4. Accidentes de tráfico.

Llama la atención rápidamente en esta lista el papel que juega el factor humano. De hecho, después de entrevistar a varios grupos de trabajadores sobre sus experiencias de inmediato se concluye que el factor humano es decisivo.

La energía peligrosa y su contribución en los accidentes laborales

Cuando se trata de seguridad laboral, no es suficiente concentrarse en riesgos de por sí peligrosos como fuego u objetos cortantes. Situaciones que pueden convertirse peligrosas a los seres humanos solo emergen cuando se agrega la energía que se origina del movimiento de tales individuos. Es por esto que surge energía peligrosa del contacto con objetos estáticos como por ejemplo un pilar o el arco de puerta. Se puede entonces decir que la falta de atención es lo que origina la mayoría de los accidentes laborales cuando las personas están en movimiento.

Con esta evidencia, el impacto de los factores humanos se manifiesta de forma clara: análisis de riesgo y medidas de seguridad por sí solas no pueden mantener esta influencia fuera de juego. Al final, el informe de incidentes lo confirma, ya que, la mayoría de las veces, los procedimientos de trabajo como tales generalmente están bien concebidos y, si se llevan a cabo correctamente, el riesgo potencial no habría surgido en primer lugar. Sin embargo, cuando se investiga un incidente, a menudo resulta que la causa del accidente fue un mal manejo o que los empleados no cumplieron con las pautas o estándares de seguridad. De hecho, el individuo involucrado, intencionalmente o no, usualmente hizo algo de una manera distinta a la que debía, intencionalmente o no.

Comportamiento seguro en tiempo real

La lección no podría ser más clara: si el factor clave está en el manejo consciente y seguro de una situación individual, entonces es absolutamente esencial mantener su atención y concentración en la tarea que desarrolla. Esto requiere una mayor conciencia de los factores relevantes para la seguridad.

Ficha Técnica de reducción de errores críticos
Las personas necesitan herramientas que les enseñen a permanecer en alerta y mantenerse fuera del peligro, cualesquiera que sean las circunstancias.
>>> Leer más <<<
(Imagen: © SafeStart)

Afortunadamente, esto se puede desarrollar a través del entrenamiento. La autopercepción es particularmente importante en este sentido. Preguntas como:

  • ¿Cómo me siento ahora?
  • ¿Qué me distrae?
  • ¿Cómo puedo concentrarme mejor?

lo ideal es que se internalicen, ya que son precisamente cuatro estados críticos (fatiga, prisa, frustración y autocomplacencia) que solo o en combinación pueden llevar a errores y accidentes.

Conclusión: evitar accidentes en el trabajo a través de la concienciación de la seguridad

Por supuesto, volviendo a las estadísticas, es innegable que tal análisis ha llevado a las compañías a hacer un gran progreso en cuestión de seguridad laboral: los accidentes laborales fatales en España, por ejemplo, han disminuido claramente. Sin embargo, todavía ocurren accidentes y lesiones en el trabajo y, trágicamente, muertes. Esto trae a colación la necesidad de ir más allá de las normas y directrices de seguridad. Para trazar una diferencia real, las medidas de seguridad deben extenderse para cubrir también el comportamiento humano.

Para obtener más información sobre cómo funciona SafeStart y qué se puede lograr, consulte “¿Qué es SafeStart?“.

 

(Imagen de la portada: © Gino Santa Maria | fotolia.com)