#2 – Las tres fuentes principales de eventos inesperados

El punto crítico es darse cuenta de que, en términos lógicos, solo puede haber tres fuentes de eventos inesperados: 1) Usted mismo hace algo inesperado. 2) Alguien más hace algo inesperado. 3) Algo inesperado sucede sin ser activado por nadie en particular.

En la segunda entrega de esta serie, el fundador y CEO de SafeStart analiza factores imprevistos en accidentes y lesiones. El siguiente texto investiga la pregunta sobre a qué tipo de factores determinantes nos estamos enfrentando cuando ocurren accidentes y lesiones. Después de todo, además de las medidas relacionadas con la seguridad en el área de gestión de seguridad corporativa, el factor clave recae en la persona en sí. Cada individuo tiene un impacto mucho mayor sobre su propia seguridad de lo que muchos de nosotros imaginamos. ¿Entonces qué es lo que hay que hacer?

Comencemos con una declaración de hecho que se ha pasado por alto demasiado tiempo en la gestión de seguridad tradicional: el factor clave recae en la persona. Cada individuo tiene un impacto mucho mayor sobre su propia seguridad de lo que muchos de nosotros estamos conscientes. Suena simple ¿verdad? y sin embargo, las consecuencias son innovadoras.

Los lectores del artículo anterior recordarán que nuestro primer cambio de paradigma se centró en la diferencia entre los peligros y la energía peligrosa. Esta distinción se debió principalmente al resultado de los análisis de accidentes y llamadas de emergencia: reveló que incluso los objetos estáticos representan un peligro (potencial), especialmente cuando una persona en movimiento lo golpea o se estrella contra él.

Todos conocemos los peligros, porque los enfoques tradicionales a menudo se centran exclusivamente en las fuentes de peligros en sí mismas, pero la experiencia muestra que este análisis centrado en el riesgo es insuficiente porque los seres humanos, a través del movimiento, aportan energía adicional a cada situación. Por eso es vital tener siempre nuestros ojos y nuestra mente en la actividad que se desarrolla. Si no lo hacemos, entonces la energía peligrosa se convierte en el factor principal. Incluso los breves momentos de falta de atención aumentan los riesgos en juego. Esto es aún más importante cuando las personas están en movimiento, o algo se está moviendo en su entorno, como máquinas o vehículos.

Siga leyendo

¡COMPARTA ESTE ARTÍCULO!

Start a conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargue gratis el artículo #2 Rompiendo Paradigmas – Las tres fuentes principales de eventos inesperados – ¡En PDF!


SIGUIENTE ASUNTO: