#9 – Decisiones críticas – Parte 1: Riesgo normal vs. hacer una excepción

Muchos accidentes y lesiones son el resultado de errores involuntarios, pero ¿qué pasa si somos conscientes de que estamos asumiendo un riesgo al "ignorar" una regla? He aquí por qué repetidamente tomamos malas decisiones cruciales y cómo podemos evitarlas.

Hasta ahora, nos hemos preocupado principalmente por los cuatro estados: cansancio, frustración, prisa y autocomplacencia, y las desastrosas reacciones en cadena que pueden conducir primero a errores involuntarios y luego a accidentes y lesiones. Este proceso generalmente ocurre sin que nos demos cuenta, pero ¿Qué sucede si nos damos cuenta de que lo que estamos haciendo es fundamentalmente incorrecto y que estamos asumiendo un riesgo de seguridad innecesario? ¿Qué pasa si conscientemente decidimos entrar en la línea de fuego y no tener en cuenta las normas de seguridad? ¿Cómo se toman estas decisiones cruciales? y ¿Cómo prevenirlas? es el tema de la siguiente entrega de Rompiendo Paradigmas, la novena de nuestra serie.

El último artículo de la serie Rompiendo Paradigmas se centró en la “autocomplacencia constante” y en el hecho de que, desde una perspectiva de seguridad, si bien no importa lo que estamos haciendo, sí importa cuando lo hacemos. Al sumar las lesiones sufridas durante diversos tipos de actividad, y contando incluso los rasguños o golpes, verá que ya se ha lastimado durante cada tipo de actividad que haya realizado, ya sea caminar, correr, limpiar, cargar cosas (algunos ya se deben haber caído ¿os acordáis?) cortando, martillando, conduciendo, cocinando o cosiendo, seguramente ha gritado un ¡ay! o peor más de una vez durante todas esas actividades.

Las lesiones graves en particular, generalmente ocurren cuando no tenemos ni la mente ni los ojos puestos en la actividad. Como resultado, nuestros reflejos no pueden protegernos y aunque solo sea por un instante, estamos indefensos y vulnerables. No podemos frenar, mover el volante, recuperar el equilibrio o mover la cabeza rápidamente porque no estábamos atentos en el momento crucial. Eso es lo que queremos decir, cuando decimos que mantenerse a salvo no depende de la actividad sino del momento cierto (ver Figura 1).

Siga leyendo

¡COMPARTA ESTE ARTÍCULO!

Start a conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargue gratis el artículo #9 Rompiendo Paradigmas – Decisiones críticas – Parte 1: Riesgo normal vs. hacer una excepción – ¡En PDF!


SIGUIENTE ASUNTO: