Teletrabajo seguro

El ambiente de trabajo ha cambiado,
la preocupación con la seguridad, no.

Todos sabemos que el 2020 fue un año completamente diferente, pues experimentamos cambios drásticos en nuestras vidas, sin excepciones. Muchos de nosotros jamás pensamos que, de la noche a la mañana, cambiaríamos completamente nuestra rutina, inclusive, actividades tan comunes como salir de casa para ir al trabajo, llevar los niños al colegio, ir de compras al supermercado, usar el transporte público. ¡Nuestro día a día cambió radicalmente!

El principal problema que teníamos – y que en gran medida aún nos preocupa – es la posibilidad de contagio con el coronavirus. Por ese motivo, nuestra mejor alternativa ha sido – y continúa siendo – quedarnos en casa, hacer teletrabajo, home office, trabajo remoto o como quieran llamarlo.

“Durante este año en España, el crecimiento fue de 5% a 34% de los ocupados trabajando bajo este esquema”. (cincodias.elpais.com, 2020)

No obstante, sin percibirlo, esta medida nos colocó frente al segundo problema, y tal vez usted se pregunté ¿Cuál problema? si estoy en mi casa, ¿Qué me puede ocurrir?

Estamos en nuestra casa, ese lugar tan nuestro, tan íntimo, tan “seguro”, donde sentimos que tenemos el control de absolutamente todo. Sin embargo, nuestra casa está llena de peligros potenciales, que muchas veces pasan desapercibidos.

Datos revelan que el número de accidentes domésticos es 15 veces mayor comparado con los accidentes dentro de una empresa lo que, consecuentemente, nos obliga a considerar al teletrabajo como algo serio.

¿Quién nunca cambió una bombilla sin desconectar la energía de la casa, usó una silla en vez de una escalera para alcanzar algo en un lugar alto o se aventuró en la cocina por necesidad, sin ni siquiera saber cocinar? En actividades cotidianas los riesgos existen y son innúmeros: cortarse, caerse, quemarse, resbalarse, estar en contacto con sustancias tóxicas, entre otras.

A lo largo de los años hemos aprendido sobre reglas, procedimientos y protocolos que nos protegen en nuestro trabajo, pero es muy poco lo que aprendemos sobre el comportamiento humano, sobre nuestros hábitos y cómo mejorarlos, estoy hablando de herramientas que nos ayudarían significativamente en escenarios como éste, que enfrentamos hoy, cuando estamos trabajando desde nuestra casa, sin toda la estructura de seguridad con la que normalmente contamos dentro de la empresa para la que trabajamos.

El modelo tradicional de seguridad que tanto nos ha servido, debe evolucionar para proteger a los trabajadores y sus familias en situaciones domésticas. Después de todo, muchas empresas alrededor del mundo han decidido mantener parte de su personal en trabajo remoto, lo que implica, necesariamente, un cambio de paradigma. ¿Cómo me aseguro de que la persona que esté trabajando desde su casa esté segura?

En casa, donde estamos prácticamente solos en términos de seguridad, es donde desafortunadamente no tenemos procedimientos, protocolos, reglas o incluso un equipo de seguridad que nos alerte sobre los peligros.

Este artículo no tiene la intención de convertirlo en un experto en seguridad, apenas llamar su atención y despertar su interés sobre este tema.

El primer paso que le sugiero es: cambie sus hábitos de seguridad. Sabemos que no es una tarea fácil, pero depende solamente de usted el hacerlo para así poder garantizar su seguridad y de las personas a su alrededor. Pequeños cambios le ayudarán a lograr grandes éxitos.

Tómese algunos minutos y piense qué podría mejorar en términos de seguridad doméstica.

Aquí tiene algunos ejemplos que le pueden servir de inspiración:

  1. Desconecte la energía si va a realizar alguna pequeña reparación y utilice las herramientas adecuadas para cada situación;
  2. Verifique si los productos de limpieza son almacenados correctamente, con sus respectivas etiquetas, fuera del alcance de los niños o de las mascotas;
  3. Si usted trabaja en casa, asegúrese de contar con una silla y mesa apropiadas; Haga pausas regularmente, no descuide su hidratación y alimentación;
  4. ¡Crear una rutina es primordial! El trabajo excesivo provoca cansancio, lo que también puede ocasionar accidentes;
  5. En tiempos de pandemia, hábitos como higienizar sus manos regularmente y usar mascarilla son esenciales;
  6. Enseñe estos hábitos a las personas de su núcleo familiar, son cosas sencillas que no requieren una inversión financiera, solamente de tiempo.

Y finalmente, pero no menos importante, no se olvide: estamos pasando por un periodo difícil con muchas novedades. Es posible que no sea el único que pueda estar con dificultades durante el teletrabajo. Por eso, mantenga converse con sus colegas y con su familia para que su rutina se desarrolle de la forma más agradable posible.

Aproveche ese momento para aprender, desarrollar hábitos más seguros y disfrutar de la compañía de sus familiares durante sus actividades profesionales.

En SafeStart, decimos que la seguridad comienza en el hogar. Por tanto, aproveche que el trabajo remoto, o un modelo híbrido, ya es una realidad, para tener en casa la misma mentalidad de seguridad que tenía en su ambiente de trabajo. Le aseguro que su familia lo agradecerá.

David Núñez Peña
SafeStart International
Territory Manager South Region

¿Qué es Safestart?

Safestart es una empresa internacional que actúa desde hace más de 20 años enfocada en la seguridad de forma humanizada, por medio del cambio de hábitos y comportamientos, que incluye a los colaboradores y a sus familiares, dentro o fuera del ambiente de trabajo. Desde 2009, SafeStart es líder global de en el área de entrenamiento de seguridad comportamental.

Ya impactamos positivamente a más de 4 millones de personas, en más de 3.500 empresas y en más de 60 países con las Técnicas de Reducción de Errores Críticos (TRECs).

Sea impactado usted también. ¡Suscríbase a nuestra newsletter!

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.