#3 – La tercera dimensión de la evaluación de riesgos

Siempre ha sido difícil evaluar con precisión los peligros. Cuando se trata de seguridad laboral, la Matriz de Riesgos clásica debe extenderse por una dimensión. Aprenda por qué y cómo usarlo para mejorar la evaluación de riesgos.

Evaluar los riesgos y comprenderlos correctamente siempre ha sido difícil. La matriz de riesgos clásica puede ilustrar la gravedad y la probabilidad de que ocurra un accidente, pero la seguridad laboral en particular requiere una tercera dimensión: el factor humano. En este artículo, explicamos la naturaleza exacta de la relación entre las actividades y las lesiones y cómo optimizar el análisis de riesgos para evaluar mejor los peligros.

En la entrega anterior de esta serie, argumentamos que hay tres fuentes de eventos inesperados: algo inesperado sucede porque (1) usted, (2) otra persona está haciendo algo inesperado o (3) hay una falla de funcionamiento. De hecho, la mayoría de las lesiones provienen de la primera de estas causas, tal y como se muestra cuando observamos nuestras propias vidas, sobre todo, las lesiones que hemos sufrido nosotros mismos. Esto también aclara las proporciones de la pirámide de riesgo personal. En casi todos los casos, las lesiones son culpa nuestra, ya que nosotros mismos hemos hecho algo inesperado.

Una mirada de cerca a las propias lesiones revela mucho más. Nos muestra los matices de la conexión entre un peligro concreto y lesiones graves. Pregúntese ¿cuál es la actividad más peligrosa que he hecho?

En mi caso, se me ocurren varios ejemplos, como trabajar con una sierra circular, trabajos de montaje a 80 metros y conducir un camión de carga pesada a alta velocidad.

Ahora pregúntese: ¿cuál fue la lesión más grave que he tenido? Reflexionando sobre sus respuestas, ¿Observa una correlación? En otras palabras, ¿La peor lesión de su vida fue el resultado de su acción más peligrosa? ¿Qué pasa con la segunda peor lesión, la tercera peor y así sucesivamente?

La Matriz de Riesgos Clásica : La conexión entre un peligro concreto (Consecuencias reales) y lesiones graves (Gravedad).
Figura 1

Siga leyendo

¡COMPARTA ESTE ARTÍCULO!

Start a conversation

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargue gratis el artículo #3 Rompiendo Paradigmas – La tercera dimensión de la evaluación de riesgos – ¡En PDF!


SIGUIENTE ASUNTO: